6 jun. 2013

Ejercicio sobre la maldad/ exercise on evil


El ejercicio nos lo propuso Arnal Ballester en el taller que tituló "La cara de Mr. Hyde"

El objetivo: basándonos en "El extraño caso del doctor Jeckill y Mr. Hyde", ¿cómo  ilustrar la maldad? 

Normas: 

1. Huir del cliché. Nada de monstruos ni de personajes con mirada aviesa y marcas de acné. A olvidar todo el enorme imaginario de "malos" que tenemos almacenado en el imaginario.

2. Partir de un personaje que debía nacer de una persona real, un compañero del taller.

3. Hacer que el personaje se moviera en un entorno e interactuase al menos con otro personaje.

Hubo un par de clases dedicadas a dibujarnos unos a otros buscando ese rastro de maligno, es increíble la maldad que pueden desprender unos ojos azul cristalino si se los mira de la forma adecuada...

A lo largo del ejercicio, una y otra vez caíamos en el cliché y cuando parecía que se le había dado esquinazo ¡cucú! aparecía de nuevo, pero allí estaba Arnal para señalarlo con dedo acusador. Hubo un momento en el que me pareció imposible representar esa maldad basándome en un personaje y sin caer en lo ya trillado, pero entonces empecé a jugar con elementos del entorno y con otros personajes y pensé que la maldad podría resultar de esa interacción, no necesariamente del personaje principal. 

Hizo falta introspección porque ¿que demonios es en realidad para mi la maldad? ¿un tío con cara de malo y un cuchillo ensangrentado? En realidad un tío con cara de malo puede esconder una bellísima persona y otro con cara angelical puede ser todo lo contrario. La maldad puede tomar muchas formas, así que me quedé con una que me llama especialmente la atención y es  la indiferencia ante el dolor ajeno, la que puede tener, por ejemplo, un maltratador o la de un testigo de maltrato. De ahí salieron estos bocetos:



Fue apasionante profundizar en un concepto y barajar todas las posibilidades de representación, algunas facilonas, otras mucho más narrativas y complejas. Un ejercicio para seguir explorando y adentrándose en las mil puertas que se abren a la hora de abordar una ilustración.

Aquí,  algunos de los Mr. Hydes:




Por si alguien todavía no lo conoce, recomiendo mucho que echéis un ojo a la programación del Cercle Artistic Sant Lluç en Barcelona, donde hice este taller y otros de dibujo e ilustración y siempre están programando nuevas actividades además de tener todos los días sesiones de apuntes mañana y tarde.

......................................................

ENG: I took a workshop taught by Arnal Ballester in which we did an exercise on the representation of evil based on the novel "The strange case of doctor Jeckyll and Mr. Hyde". The main challenge was to avoid any cliché of evil and play with other elements apart from the main character. I had a hard time finding a satisfying way to solve the exercise until I started thinking what did anyway evil mean to me. It was not the cliché evil of the movies, but one of the forms of evil that most strikes me is the indifference towards other's people's suffering, such as the case of abusers, and this is how I came up with the sketches above. It was really amazing to to deepen into the many possibilities of representation of a concept avoiding any type of cliché  and exploring the endless possibilities we face when addressing an illustration.

5 comentarios:

  1. ¡Hola, Laura! Me han gustado mucho esas ilustraciones, es verdad, una imagen de la maldad puede ser perfectamente ese personaje que desentona, su indiferencia ante el drama que se desarrolla delante suyo o por su causa! Un beso!!

    ResponderEliminar
  2. Exacto Susana! esa era la idea, darle otra vuelta de tuerca y no quedarme sólo en la expresión del "malo". Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Uff creo que hay algunos clichés tan metidos que es difícil no recurrir a ellos cuando tienes que hablar en una sóla imagen... y creo que has dado con el estilo y el lenguaje perfecto para transmitir esa maldad, además de todo lo que has conseguido sugerir con un personaje que esconde su cara, creo que has creado dos personajes geniales, enhorabuena

    ResponderEliminar
  4. Gracias Alejandra!, el personaje era un compañera de clase, eso lo hacía todavía más interesante. El tema de los clichés es complicado y por eso super interesante! Un beso

    ResponderEliminar
  5. esa monotipia!!!
    hey... actualiza!!
    Un abrazo

    ResponderEliminar